Artistas » Kings Of Leon

Videos de Música(22)

Show en Vivo(21)

Entrevista(1)

Otro(4)

Destacado En(5)

Biografía

    "Su pinta es la de una clásica banda de los 70, recorrida y consagrada ... y la verdad es que, aunque todavía no han sacado un disco completo y muy pocos los conocen, tienen algo de eso. Kings Of Leon son tres hermanos y un primo hermano de Tennessee. Hijos de un pastor Pentecostal, los hermanos Caleb, Nathan y Jared Followill, junto a su primo Matthew Followill, crecieron viajando en un pequeño camión de pueblo en pueblo por el sur de los Estados Unidos, tocando y cantando de iglesia en iglesia y durmiendo en casa de algún miembro de la comunidad.

    En 1998 su padre se alejó del servicio de la prédica y eso los dejó libres ante un mundo de infinitas opciones. Hace dos años y medio, más o menos, empezaron a escribir sus propias canciones. Un año después, ya tenían un contrato discográfico con RCA.

    Caleb es el mayor, tiene 22 años y es el cantante y segunda guitarra. Nathan le sigue con 20 años y es el baterista. Luego viene el primo Matthew, de 18 años, guitarrista de la banda y el menor es Jared que toca el bajo con apenas 16 años. Originalmente Jared quería ser guitarrista pero no tenían bajista y, como era el más chiquito, no pudo poner resistencia a la imposición que le dieron sus mayores de aprender a tocar el bajo.

    Su música no pertenece a ninguna corriente. No son neo-metaleros, no son post-groncheros, no son pop-punkeros ni rocko-poperos ... salen del medio del Estados Unidos campesino de andar escuchando bandas que no coinciden para nada con el gusto popular. Lo cierto es que sus composiciones y la manera de cantar de Caleb han hecho que todos se interesen por ellos de una manera medio desesperada. Ellos se definen como una banda country-rock-garage-punk-familiar y a nosotros nos parece una especie de Lynyrd Skynyrd mezclado con The Strokes, que vendría a ser lo mismo (de hecho, el que los descubrió fue el mismo que descubrió a The Strokes).

    La música de las iglesias Pentecostales es muy viva, hay mucha algarabía, tiene un espíritu muy parecido al de las misas de los negros norteamericanos. Muestran sus emociones y todos gozan en alabanza. Las bandas de estas iglesias tienen muchos instrumentos: Órgano, piano, bajo, batería, guitarras, vientos y la onda es muy parecida al blues. Los músicos no son los mejores pero nadie está ahí para ser protagonista y en conjunto pueden llegar a sonar muy bien. Según los Followill, estos elementos influenciaron tremendamente en Kings of Leon porque nadie participa en la banda de la iglesia por el show, están ahí para hacer servicio. Según los Followill, lo lindo de esto es que todos se convierten en uno y no existen las presiones de que si te equivocas te vas a meter en problemas. Según los Followill, esto les ha ayudado a ser la banda que son ahora, con la mente relajada, sin temor de pisar caca, disfrutando la música.

    Ciertamente esto no quiere decir que su música sea tranquila y relajada ... Kings of Leon rocks! Aún cuando tocaban en la iglesia rockeaban canciones de quince minutos y tenían a la gente bailando de pié ... pero Kings of Leon no quiere ser vista como una banda de iglesia rebelde, aunque no les asusta ser considerados como tal. Y, la verdad, no tienen de qué preocuparse porque, al contrario, al escuchar su música cuesta trabajo creer que lo fueron algún día.

    Ellos siempre estuvieron en la música pero no fue si no hasta cuando escucharon a bandas como The White Stripes que decidieron intentar hacerlo a un nivel profesional. Y no porque The White Stripes los haya influenciado musicalmente sino porque vieron en ellos una libertad artística realmente inspiradora y pensaron que si los Stripes podían hacerlo, ellos también.

    Lo ... podríamos decir ... místico de Kings of Leon es el engranaje de tres cosas: la unidad, su calma y sabiduría a tan temprana edad y su talento para componer canciones. Ellos dicen haber crecido en amor y en necesidad del uno al otro, siempre cambiaban de escenario y lo único que tenían era a ellos mismos. Conocieron la humildad y la hermandad y aprendieron a compartir el pan desde muy temprano, conocimiento primordial para cualquiera que busca el éxito verdadero. Cuando se puso a la venta el primer álbum del grupo Kings Of Leon, Youth And Young Manhood, allá por julio de 2003, la histeria que rodeaba al grupo había alcanzado su punto más alto. El impresionante y sorprendente estilo blues que ofrecía la banda fue comparado en su momento con nombres tan variados como Robert Jonson, Bob Dylan o incluso con el director de cine David Lynch o el fotógrafo William Eggleston. Tan impactante fue el álbum que llegó a ser descrito por un crítico como ""el disco culturalmente más importante desde el 'Definitely Maybe' de Oasis"". El disco se convirtió inmediatamente en un enorme éxito comercial, alcanzando unas ventas de más de 500.000 copias tan sólo en el Reino Unido. Además, 'Youth and Young Manhood' alcanzó el número 3 en las listas británicas, manteniéndose en el Top 10 durante 10 semanas. Del álbum se extrajeron tres singles de gran éxito, ""Molly's Chambers"", ""Red Morning Light"" y ""Wasted Time"", y por si fuera poco, el grupo recibió dos premios NME Brat Awards, y fueron nominados a dos premios Brit en las modalidades de Mejor Grupo Internacional y Artista Revelación Internacional. Mientras tanto, sus conciertos se convirtieron en punto de encuentro obligado para un buen número de famosos. En lo que se refiere al público a nivel masivo, el álbum profundizó aún más en la imagen de Kings Of Leon como uno de los mejores grupos en directo, gracias a la energía que ofrecían aquellos cuatro jóvenes llenos de energía que por encima de todo intentaban divertirse en el escenario. Sin embargo, detrás del éxito y el glamour las cosas no funcionaban del mismo modo. El grupo, procedente de Memphis, estaba compuesto por los tres hermanos Followill: el batería Nathan, el mayor de los tres a sus 24 años, Caleb, el cantante, de 22, y el bajista, Pared, de 17. Junto a ellos colaboraba en el grupo su primo, el guitarrista Matthew Followill, de 19 años. Para todos ellos, el cambio tan espectacular que supuso el éxito en sus vidas resultó demasiado grande. ""De repente tuvimos que pasar de vivir en el campo, que es donde estábamos acostumbrados a vivir, a meternos de lleno en unas interminables giras de conciertos por todo el mundo. Cuando estás de gira te conviertes en una persona totalmente distinta, es algo que no puedes controlar. Por decirlo de alguna manera, te transformas en una mierda de persona, alguien a quien acabas odiando"", afirma Caleb. Desde luego, es algo curioso, porque cualquiera podría pensar que los miembros del grupo habrían disfrutado de los mejores momentos de su vida ""Bueno, estábamos de marcha todo el tiempo, y en ese sentido resultaba divertido, pero de repente eso fue lo único por lo que la gente nos conocía, por las fiestas tan alucinantes que montábamos, y esa imagen no nos gustaba en absoluto, y ahora sigue sin gustarnos. Hubo un motón de gente famosa que empezó a ir a nuestros conciertos, y después todo el mundo hablaba de ello, más incluso que de los conciertos en si mismos, y eso nos molestaba bastante. Esa sensación de mosqueo constante empezó a crecer dentro de cada uno de nosotros, y por eso para todos nos parecía que era muy importante que grabáramos un nuevo disco lo antes posible"". Eso fue exactamente lo que hicieron. En febrero de 2004, después de viajar ininterrumpidamente durante 18 meses, la familia Followill se encerró en su casa de Mount Juliet, en el estado norteamericano de Tennessee, junto al lago Old Hickory, y empezaron a componer las canciones que acabarían formando parte de su nuevo álbum. ""En aquel momento recuperamos la costumbre de ser personas normales y corrientes"", afirma Caleb. ""Fue como si el cielo hubiera empezado a despejarse de tantas nubes. Cuando quieres componer nuevas canciones necesitas un mínimo de tranquilidad, porque cuando estás de gira, aunque quieras escribir algo, lo único que consigues es crear unas cuantas notas. Recuerdo que solía sentarme en el porche trasero de mi casa y allí encontraba la paz necesaria para componer. A la hora de crear este disco recordé muchas veces aquella sensación de calma y tranquilidad. De ese modo, en poco más de un mes creamos las canciones suficientes para empezar a grabar en el estudio"". El disco que recogió el testigo del éxito de Youth And Young Manhood se grabó en directo durante seis semanas, en plena primavera, en el estudio 3 Crows, propiedad de Ethan Johns, en Los Ángeles. El propio Johns, junto con uno de los mejores amigos y colaboradores del grupo, Angelo, se encargaron de producir un nuevo disco. El resultado, se publica a principios de noviembre, A-Ha Shake Heartbreak. ""Queríamos que en cierto modo este disco fuera como una especie de herida abierta"", afirma Caleb. ""Deseábamos mostrarnos totalmente sinceros y puros, y ésa es una de las razones por las cuales todas las nuevas canciones hablan acerca de nosotros. Por encima de todo, se trata de recuerdos que hemos convertido en una historia concreta, pero por encima de todo hablamos de cosas que nos han ocurrido en un momento u otro. Por ejemplo, compuse ""Razz"" acerca de Jared, porque siempre que estábamos de gira se pasaba el tiempo cabreándome. Pensé que esta vez era necesario que fuésemos totalmente sinceros a la hora de crear este nuevo disco"". Parte de esa idea estuvo inspirada por la pasión que Caleb siempre ha sentido hacia la música de Townes Van Zandt. Antes de que empezara a componer ninguna letra, solía tocar algunas de las canciones del famoso músico de country, para conectar de algún modo con ""un poco de la profundidad que mostraba en todos sus temas"". Una de las razones de ello era el deseo de alejarse de la imagen caricaturesca que a su juicio la prensa había creado acerca del grupo. El resultado es un disco más potente, más oscuro y con más emociones, especialmente en canciones como 'Milk"" o a través de un tema tan potente y lleno de energía como 4 Kicks"". ""Quería que las canciones de este disco me aportaran la misma sensación que experimentaba cuando iba montando en bicicleta y de repente saltaba una pequeña montaña"", afirma Caleb con una sonrisa, ""o cuando iba en el coche y escuchaba el sonido que hacían las ruedas al girar. Sabía que cada vez que escuchásemos nuestras nuevas canciones en el disco, me gustaría darme la vuelta y ver a los demás miembros del grupo con una sonrisa enorme en sus caras, de la misma forma en que me río siempre que escucho 'Be My Baby' o cualquier otra canción que sea igual de buena"" El single On Call fue el adelanto de su tercer álbum ""Because of the Times"" que promocionaron durante el verano del 2008 encabezando la mayoría de festivales junto con los singles Fans, Charmer y Crawl. Sex on Fire les consiguió el primer número uno de las listas británicas las misma semana que se estrena mundialmente su cuarto álbum ""Only By The Night"" antes de su lanzamiento el 22 de Septiembre del 2008."